martes, 25 de diciembre de 2012

Valió un Potosí… y vamos perdiendo otro Potosí

Texto y fotos: Edwin R. Hermosa (Arquitecto- Historiador Miembro del Circulo Numismático Cochabamba)

Ya pasaron los años gloriosos de la época colonial, cuando del cerro rico explotaban inmensas cantidades de mineral de alta pureza que no requería grandes procesos de refinación. Y que este mineral de plata iba directo a la casa de moneda de Potosí para acuñar las famosas monedas españolas muy codiciadas en el mundo colonial de ese entonces, plata que contribuyó al esplendor de la España colonial, e impulsó la revolución industrial de toda Europa.

Para tener idea de cuanta cantidad de plata extrajeron del cerro rico, basta investigar dos barcos españoles que en años recientes cazadores de tesoros descubrieron en el fondo del océano Atlántico, uno en las costas de Florida, y el otro en aguas territoriales españolas y portuguesas, el “Atocha”, y el “Nuestra Señora de las Mercedes” del primero se extrajeron, más de 40 toneladas de lingotes de plata, y una cantidad en miles de monedas, acuñadas en la casa de moneda de Potosí, con un valor actual de 400 millones de dólares.

Del segundo barco se extrajeron, 551.227 monedas de plata y oro, dando un peso bruto de: 16-17 toneladas de plata fina, con un valor actual de más de 500 millones de dólares; Monedas recaudadas por la corona Española de las cecas coloniales, entre ellas, como no de la casa de moneda de Potosí.

Estos barcos, iban a España en escuadras de entre doce a quince barcos, custodiados por cruceros de la armada española, fuertemente armados con cañones, culebrinas y armas de diferente índole; todo esto para protegerse de piratas y corsarios que infestaban el Mar Caribe. Estas flotas de barcos hacían su recorrido desde puertos de Panamá, Cuba y Santo Domingo varias veces al año repletos de valiosos cargamentos. Durante el transcurso de más de 270 años ininterrumpidamente. Potosí, para la corona española era pues el cofre del tesoro inconmensurable que sustentaba su economía y costeaba lujos y guerras. La casa de moneda de Potosí, era por lo tanto una de las más importantes de toda la América Colonial.

La inmensa cantidad de monedas acuñadas en sus recintos, inundaron no solo a la metrópoli, si no: circularon las mismas en toda Latinoamérica y hasta en las colonias inglesas de Norteamérica, donde eran aceptadas de buena manera, tal cual es aceptado el dólar estadounidense hoy en día para toda transacción comercial. Por lo tanto no debiera extrañar que El Alto Perú de la América colonial, fuera la última en liberarse del dominio español, y por ésta se libraron las más tenaces batallas, y se realizaron los actos más heroicos, llegando la casa de moneda, a ser trofeo de guerra de ambos bandos, patriotas y realistas se disputaban el dominio de la misma, llegando casi a ser destruida cuando el ejercito auxiliar argentino el año 1813, al mando del general Manuel Belgrano, quiso volarla para no entregarla de nuevo al dominio de los ejércitos realistas de España.

ÉPOCA REPUBLICANA

La casa de moneda, continuó su labor para la republica, hasta bien entrado el siglo XX; trabajo importante, que realizó y se mejoró desde el año 1908; Con la compra de maquinaria de acuñación a vapor, durante el periodo presidencial de Ismael Montes.

Luego; producto de los desaciertos políticos de nuestro país; la falta de planes de gobierno de los gobernantes de turno, dejan de lado la acuñación de monedas. Prefiriéndose encargar esta tarea a diferentes casas de Francia, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos y nuestras últimas monedas a Chile.

NUESTRA DEUDA HISTÓRÍCA

Pasan los años y con mucha pena vemos que nada se hace para volver a producir nuestras propias monedas y hacer que nuestra casa de moneda tan famosa en tiempos pasados funcione de nuevo. En la actualidad, la poca cantidad de plata que se explota del cerro rico, sale para exportación en forma de lingotes. Luego, estos lingotes de plata son nuevamente fundidos, diversificándose en un sinfín de productos, con el consiguiente valor agregado, que beneficia a los países que los compraron.
Potosí y Bolivia, pierden día que pasa una cantidad inmensa de dinero.

En la actualidad, el proceso de extracción de la plata, es mas difícil, pues la ley del mineral, es muy baja, comparado con la alta ley de pureza de la época colonial, ya es impensable exportar plata, sin añadirle el valor agregado, y qué mejor producto de exportación, que monedas conmemorativas, de diferentes acontecimientos históricos que atañen a nuestro país, y certificando, que dichas monedas son fabricadas con plata extraída del cerro rico de Potosí. Pero lo más importante es que: manejada y administrada con estrategia y económica de mercado, sería generadora de inmensos recursos económicos, para Bolivia y la región.

El relanzamiento de la casa de la moneda, de fama mundial; generaría una inusual actividad económica y numismática con grandes beneficios económicos, en forma de absorción de mano de obra, fuentes de trabajo, y el consiguiente valor agregado a la plata tan famosa del cerro rico…

Para concluir y como ejemplo de la cantidad inmensa de dinero que pierde Potosí, y Bolivia, existe en la actualidad en Cochabamba, una fabrica de monedas Bullion de oro y de plata, “LA ROYAL SILVER” que exporta las monedas a mercados internacionales, por la alta calidad de pureza de las mismas, dichas monedas son requeridas por inversores, que guardan sus reservas extras de dinero, en valores físicos, como son el oro y la plata.Es pues una cantidad de dinero nada despreciable que existe de ganancia, para dejar escapar, una actividad que necesita ser urgentemente dinamizada. En la actualidad, con el avance tecnológico, las máquinas para el proceso de producción monetaria se redujeron y simplificaron tanto en tamaño, como en simplicidad de manejo. El espacio requerido para una fábrica de monedas sería solo un 25 por ciento del espacio de la actual casa de moneda.

Las máquinas para dicho proceso, no pasan de unas diez, y a un costo de 6.000 a 10.000 dólares cada una….llegándose a invertir en el peor de los casos unos 100.000 dólares en maquinaria, poco dinero comparándose con otros proyectos de desarrollo regional.

En el transcurso de algunos meses de producción; y manejándose el proyecto con ingenio y creatividad sería la empresa que más réditos diera, en comparación al monto económico invertido.No es un sueño quimérico el relanzamiento de nuestra propia casa de moneda… Es un proyecto de alto valor económico que deberían impulsar las entidades cívico-políticas potosinas, y todo boliviano que quiera darle un valor agregado a la plata del cerro rico. Es una deuda histórica que tenemos para con la casa de moneda…Devolver la fama y prestigio a la otrora famosa Casa de Moneda de Potosí. (Con datos de varios documentos bibliográficos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario