domingo, 23 de febrero de 2014

Municipios aliados para desarrollar el turismo

Omereque, Aiquile, Mizque, Totora, Tiraque, Totora y Pocona, junto a otros cinco municipios más del Cono Sur del departamento, han conformado una alianza para impulsar el desarrollo del turismo comunitario, con la cooperación de la Red Extremeña de Desarrollo Rural (Redex) y de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo (Aexcid) de España.

La Mancomunidad del Cono Sur está conformada por 12 municipios: Arani, Vacas, Alalay, Vila Vila, Pasorapa, Omereque Aiquile, Mizque, Pojo, Pocona, Tiraque y Totora, ubicados en las provincias de Arani, Campero, Carrasco, Mizque y Tiraque, con una extensión que representa el 31 por ciento de la superficie de Cochabamba.

El objetivo es promover el desarrollo “justo, armónico y con equidad de género” de la región del Cono Sur, con énfasis en lo económico productivo y el desarrollo humano, mediante la gestión de desarrollo territorial regional y el fortalecimiento de las capacidades locales.

El presidente de la Mancomunidad del Cono Sur, Grover García, manifestó que la intención primordial de la institución es promocionar los atractivos turísticos de los diferentes municipios de la región para que toda la población nacional e internacional los visite y conozca.

“En un 45 por ciento, la Mancomunidad del Cono Sur garantiza la seguridad alimentaria al departamento de Cochabamba, tiene diversos pisos ecológicos para producir todo tipo de frutas, verduras, hortalizas y también ganado”, afirmó García.

Asimismo, manifestó que la Mancomunidad se caracteriza por ser unida, sociable, tener una geografía similar, caminos que conectan a los municipios y principalmente un potencial turístico importante para ser explotado con toda su fuerza en el área productiva, histórica, colonial y arqueológica de la región como parte de la diversidad.

Según la coordinadora regional de turismo de los municipios de la Mancomunidad del Cono Sur, Mery Ledezma, que trabaja en la materialización de este proyecto, se ha logrado llegar a cada uno de los alcaldes y funcionarios públicos de los municipios con talleres de capacitación que dieron cuenta de la importancia del turismo como una alternativa de desarrollo para la región.

Ledezma aclaró que existe interés no sólo de autoridades, sino en la población que desea convertir a sus zonas en nuevos destinos turísticos, aunque “el principal problema es que no se cuenta con profesionales especializados que trabajen en el área”, dijo.

Sin embargo, aún faltan varios elementos por desarrollar para generar las condiciones necesarias para los turistas entre ellas la mejora de los caminos que vinculan a los municipios, la habilitación de albergues que reúnan las condiciones elementales y la seguridad alimentaria.

En los últimos años, los municipios como Pocona y Totora han comenzado a promocionar y conservar sus atractivos turísticos a través de la difusión de sus tradiciones y fiestas patronales.

Municipios del Cono Sur trabajan en mejoras

Tras un análisis de las principales carencias para consolidar el turismo, los municipios que forman parte de la Mancomunidad del Cono Sur, trabajan en mejorar los caminos, albergues, guías y en realizar más investigaciones sobre su patrimonio.

El guía local de las ruinas de Incallajta, Guilber Mariscal, manifestó que se pretende trabajar en un proyecto de preservación del sitio arqueológico de Pocona, para evitar los waqueos y generar el cuidado del lugar hacia futuro.

Mariscal agregó que se gestiona la realización de nuevas excavaciones en Incallajta para el año siguiente, ya que “sólo se sabe una partecita de la historia”, aclaró.

La alcaldesa de Pasorapa, Cintia Ávila, dijo que el municipio que representa, después del inventario realizado de sus sitios turísticos, trabaja en la capacitación de guías y el cuidado de estos espacios, en los que se pretende realizar mayor investigación, “aunque el factor económico retrasa estas iniciativas”, dijo.



Nuevos espacios para conocer

MIZQUE, EL PUEBLO DE LOS 500 QUITASOLES

Mizque, ubicado al sud este de Cochabamba, permite conocer la diversidad que presentan los municipios del Cono Sur. Se lo conoce como el pueblo inmortal de los “Quinientos quitasoles”, ya que durante el primer censo se conoció la existencia de 500 damas que paseaban con trajes de seda y paraguas del mismo material.

Entre los principales atractivos turísticos que presenta, además de la calidez de su gente, se encuentra el cañadon del K’uri de tres kilómetros de longitud, cuya elevación en la parte más alta alcanza a 100 metros. Allí mismo, los turistas pueden conocer el Puente de Los Libertadores, lugar por donde pasó Simón Bolívar y José de Sucre con sus tropas cuando recorría el Alto Perú; la cascada Pajchapata con una caída de agua, durante los meses de diciembre a marzo, de 120 metros de altura. El lugar es uno de los más visitados por los turistas.

En todo el recorrido por el municipio, el río Mizque es otro de los atractivos, al igual que la “Viña Perdida”, con una hacienda del mismo nombre, que produce los famosos quesos mizqueños, cuenta con un criadero de ganado y una diversidad de cultivos y plantas. Se dice que en la colonia este lugar fue productora de vinos, de allí el nombre. El plato típico de Mizque es el Uchucu; su festividad más grande es el Señor de Burgos; y la comunidad indígena mayor es Raqaypampa.



PASORAPA, TIERRA DE VALIENTES

Pasorapa, un pueblo caracterizado por la tranquilidad y seguridad que ofrece a sus visitantes, presenta una arquitectura colonial republicana y rural para admirar. Limita con dos departamentos: Santa Cruz y Chuquisaca; y diez municipios Saipina, Moro Moro, Valle Grande, Villa Serrano, Pucará, Mojocoya, Presto, Aiquile, Comarapa y Omereque. Es un municipio de serranías altas y medias.

Las principales festividades que celebra son la fiesta de San Marcos, el patrón del ganado, el 25 de abril, donde se llevan ofrendas elaboradas en base al queso en procesión por la plaza principal del lugar; y el 24 de junio con la celebración al patrono San Juan Bautista. La gente puede disfrutar de la ambrosía a primera hora de la mañana, ya que el 80 por ciento de la economía pasorapeña se centra en el criado de ganado criollo y el restante en la agricultura.

Uno de los mayores atractivos turísticos del municipio son las ruinas de Pucará, que se cree son más grandes que Samaipata, también existen figuras rupestres en la Aguada y el Buey. Las ruinas incaicas en Pucaracito y se puede disfrutar la misticidad de la laguna natural del T’ajra, que permanece dos meses del año con agua, en este lugar yace la leyenda de una mujer que quedó petrificada.


Atractivos del Cono Sur

TIRAQUE, LA TIERRA DEL AMOR

El municipio de Tiraque, más conocido como la tierra del amor, cuenta con 22.500 habitantes, es de clima templado y en invierno frío. Tiene una diversidad de espacios turísticos a los que se puede acceder durante todo el año. Uno de sus principales atractivos es Ch’ejta Rumi, una piedra enorme partida por un rayo, por el que pasa el río de Millu Mayo, además de ser un espacio en el que los turistas pueden acampar y estar junto a la naturaleza.

Allí mismo se encuentra un antiguo molino de piedra, que a pesar de varios años de su construcción, continúa funcionando. Asimismo, en Tiraque se encuentra la Fuente del Amor, que según muchas historias, con sólo tomar su agua con fe, las parejas quedan unidas para siempre, sin que les falte cariño.

Por otro lado, cada lunes, jueves y viernes se realiza una feria agrícola; los lunes también existe la comercialización de ganado gracias a la nueva playa de animales, que es comercializado en diferentes municipios. Los platos típicos del municipio son el habas pectu y el lambreado de conejo Cuy.



POCONA, LAS RUINAS DE INCALLAJTA

Incallajta, las ruinas de lo que fue la ciudad inca más importante en el Kollasuyu, en el siglo XV, es un sitio arqueológico que se encuentra en el municipio de Pocona. La construcción fue realizada por el inca Túpac Yupanqui y complementada por Wayna Kápac, como un centro administrativo, político, militar y ceremonial. Constituía un lugar estratégico en el que los incas se asentaron para defenderse y operar desde allí.

El guía local de las ruinas de Incallaqta, Guilber Mariscal, manifestó que existen tres circuitos para recorrer durante las visitas a las ruinas, uno es de 40 minutos, el otro de una hora y el siguiente de ocho horas.

Entre los espacios más visitados que componen estas ruinas está la Kallanka,; el Ushnu; el Torreón; y la cascada de 45 metros de altura, en la que se bañaban a las mujeres vírgenes. Mariscal invitó a que tanto en solsticio de invierno, como en el de verano, la gente pueda asistir a Incallajta, ya que se prepara una ceremonia central al estilo de los incas, usando la piedra del sacrificio y se comparte un momento en comunidad en medio de tradiciones.



TOTORA, LA CIUDAD COLONIAL Y MÍSTICA

Totora, la joya colonial de Bolivia, es un municipio envuelto en historia, misticismo y tradiciones, que conserva la infraestructura colonial republicana de sus casas, como un atractivo para los turistas.

Entre las fiestas más concurridas del lugar están la de Niño San Salvador, su patrono, que inicia en Año Nuevo y se extiende por 10 días; la corrida de Toros Santa Bárbara y la Virgen de Candelaria el 2 de febrero; y el Festival Nacional del Piano, la última semana de octubre, entre algunas.

Entre los sitios para visitar están los siete puentes coloniales del lugar, la casa de la cruel Martina, que según cuenta la historia dio de comer a su hija de dos semanas de nacida al hombre que la violó, y es fusilada en un árbol de ceibo; y la Bola Rumi, que tiene el poder de la fertilidad para quienes no pueden tener hijos. La gastronomía más representativa del lugar es el uchu totoreño, el frito de las flores del Chillijchi, la cerveza de quinua, el ankuku (dulce hecho en base de empanizado con maní), el pan rosca de trigo, la chicha totoreña y el ron Terremoto. En Totora se filmaron las películas: “La Cruel Martina”, “El Día que Murió el Silencio”, “El Airampo” y “Bolivia Insurgente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario