martes, 5 de febrero de 2019

lunes, 7 de enero de 2019

Constante peligro en estrecho de Tiquina

La población de Copacabana es uno de los sectores turísticos del departamento de La Paz que es muy concurrido, pero algunos pobladores califican como un riesgo el pasar el lago Titicaca, en el sector del estrecho de Tiquina, porque el sistema para cruzar de una orilla a otra implica constante peligro para los visitantes.

En el mes de diciembre comunarios de distintas regiones de la provincia Manco Kápac, realizaron un bloqueo de caminos demandando la construcción de un puente, ante las tareas de discriminación y abusos ejercidos por parte de balseros. Esta determinación fue suspendida luego de conocer que la Gobernación realizaría un estudio y concretaría un proyecto a diseño final, mientras que la población continuará arriesgando su vida pasando el estrecho del lago en balsas, donde muchos no utilizan chalecos salvavidas a vista y paciencia incluso de la Armada Boliviana acantonada en ese sector, pero donde no existe ningún control.

EL DIARIO constató que las embarcaciones que transportan automóviles no cumplen con las normas ya que permiten, en la mayoría de los casos, el paso de personas junto a los vehículos a cambio de un pago extra, además, las lanchas que trasladan a la población no reparten ni exigen el uso de chalecos salvavidas.

En muchos casos los chalecos se encuentran guardados al interior de saquillos o en un depósito al interior de la embarcación, razón por la que los pasajeros están imposibilitados a hacer uso de uno de los elementos que puede salvar una vida, sobre todo cuando las condiciones de las balsas dejan mucho que desear y estas embarcaciones llegan a presentar problemas en sus motores al medio de las aguas gélidas, donde las olas en temporada de lluvia o fuertes vientos, hacen que los pasajeros, solo oren a la virgen de Copacabana para que sean protegidos sus visitantes, porque las autoridades no lo harán.

La cantidad de visitantes que llegan a Copacabana, si bien cada vez es mayor, no se vislumbra mejora alguna en el transporte público lacustre, porque son los mismos sindicatos de los balseros, a quienes les interesa mantener el negocio, sin interesarles la seguridad de sus pasajeros.

“No, no pasa nada, los chalecos están guardados, pero no hay obligación de utilizarlos, porque además cuando hay alguna inspección por fiesta u otro acontecimiento debemos mostrarlos y es mejor guardar para que no se envejezcan, porque nadie nos podrá reponer si se envejecen”, explicó uno de los balseros, quien apostado al lado del motor de la barcaza, miraba hacia la otra orilla con la finalidad de llegar lo más antes posible, para no perder su puesto de traslado de pasajeros y no por el temor de evitar ser afectado por los vientos que movía peligrosamente la embarcación cada vez con mayor fuerza.

Para que dicho transporte logre trasladar pasajeros de un extremo a otro y ante la cantidad de visitantes, los propietarios de las lanchas llenaban sus embarcaciones casi hasta el tope, siempre, son exigentes para que las personas ocupen todos los espacios, como si fuera un microbús, están atentos a que sus pasajeros paguen y entreguen las fichas de derecho a transporte, pero no existe preocupación por la seguridad que deben brindar o por las condiciones en las que deben estar dichas embarcaciones, el negocio supera la norma u obligación, porque en el estrecho de Tiquina no hay control de la Armada Boliviana ni de ninguna instancia.

Asimismo, se pudo constatar que algunas embarcaciones presentaban problemas en su motor en el momento de pasar por el estrecho, apagándose en medio de dicha trayectoria, dejando la embarcación a disponibilidad de fuertes corrientes naturales del lago Titicaca o la posibilidad de que puedan reaccionar dichos motores con la iniciativa del conductor.

“Es el colmo, como es que permiten que este tipo de embarcaciones sigan funcionando y trasladando pasajeros, a esta embarcación se le ha apagado en dos ocasiones el motor y el lanchero todavía pretendía llenar su embarcación como si fuera camión con gente parada y sínicamente decía: lleno tengo que salir no puedo salir como ustedes quieren”, denunció Virginia Loza, madre de familia, quien con una menor en brazos, cerraba los ojos cada que el motor de la embarcación se detenía en medio del lago.

Para muchos de los pasajeros, el uso de un chaleco salvavidas se convierte sólo en un inconveniente, que deba ser utilizado por más de 10 minutos, factor que se debe generalmente a la falta de orientación de las propias instancias de la Gobernación y autoridades de Estado que definan políticas más rigurosas de transporte en sectores lacustres, salvo que sólo salgan a lamentar cada que ocurre un accidente, observó Loza.

martes, 1 de enero de 2019

Video Edith González deseó un feliz año nuevo a sus fans desde Uyuni

La actriz mexicana Edith González, sigue de vacaciones en nuestro país, junto con su esposo Lorenzo Lazo y comparte imágenes en sus redes sociales de su estadía en Bolivia.

La protagonista de novelas como Corazón Salvaje y Salomé, visitó el Lago Titicaca, en La Paz, navegó en el catamarán, se paseo por las calles de la ciudad de El Alto y conoció el Valle de la Luna.

Este lunes con motivo de las fiestas de año nuevo, Edith envió un mensaje para todos sus seguidores de Instagram con un video filmado en el Valle de las Rocas, ubicado cerca al salar de Uyuni (Potosí).

"Que este 2019 sea muy feliz año de mucha satisfacción, cero rencores y mucho amor. Desde los altos de Bolivia en el verano a 6 grados", dice en el video Edith y su esposo Lorenzo.

González también compartió algunas historias de su paseo en Instagram.

Mirá el video:

Ver esta publicación en Instagram

Loa amamos!!!! Felíz año 2️⃣0️⃣1️⃣9️⃣

Una publicación compartida de Edith Gonzalez Lazo (@edithgonzalezmx1) el

domingo, 30 de diciembre de 2018

En las grietas de Torotoro



No conocen Torotoro”, asegura Mario Jaldín en el momento en que enciende la vagoneta Toyota Hilux para dirigirse a la Catedral de Itas y a Toro Rumi, lugares que protegen rocas multicolores y de formas singulares que contienen información geológica, paleontológica y espeleológica, en dos rutas por debajo y encima de este territorio potosino.

A Mario no se le notan los 67 años de vida. Con una mochila pequeña, zapatos para caminata y un chaleco que le acredita como guía, su paso es ágil y apurado. Es que desde hace medio siglo ha recorrido Torotoro y conoce —afirma— todos los rincones de esta región.

Al seguir por el trayecto que tiene como fondo un sinfín de cerros con picos que parecen dentelladas de dinosaurios, el vehículo se detiene en lo que Mario denomina el vagón, una formación de cuatro metros de alto y 12 de largo, que adelante tiene un hueco que se parece a una cabina.

Al caminar por este suelo es recomendable mirar al piso, ya que se puede hallar una huella de animal o de una planta que se petrificó hace millones de años.

A inicios de los años 1970, los pobladores ya conocían las cavernas. “Entrábamos con antorchas, velas o mecheros. Cuando había corrientes de viento y se apagaba el fuego, la gente salía corriendo porque decía que el Diablo estaba soplando”, relata el torotoreño.

Estas formaciones —las huellas, las plantas petrificadas y las cuevas— son el resultado de millones de años, en especial en el periodo cretácico (que inició hace 145 millones y concluyó hace 66 millones), que se caracterizó por climas cálidos y lluvias persistentes que dejaron —explica Mario— a Torotoro debajo de 80 metros de un mar inmenso. Durante todos esos siglos, el agua esculpió las rocas con formas redondeadas, mientras que la acumulación de óxidos de los minerales originó que el terreno parezca pintado de rojo, verde y blanco, especialmente.

Luego de haber recorrido 52 kilómetros hacia el noroeste, el todoterreno se detiene frente a una explanada, donde empieza la caminata por las grietas de Itas. Para iniciar la aventura es necesario rodear una roca de tono anaranjado, hasta llegar al resquicio de dos bloques de piedra, que llevan a espacios multicolores, para lo que es necesario saltar entre piedras grandes, atravesar plantas espinosas o agacharse para pasar por espacios angostos.

En un descanso, el guía señala un par de huecos esféricos que parecen cavidades oculares: reciben el nombre de ñawis (palabra quechua que significa “ojos”), que se formaron por la fuerza de remolinos de agua y piedras finas. Minutos u horas de caminata son lo de menos, ya que la curiosidad y las ganas de seguir maravillándose con el territorio es más fuerte que el cansancio y una posible pequeña herida.

La comprobación de que vale la pena estar en esta travesía ocurre cuando los visitantes llegan a Waka Pakana (que significa “donde ocultan las vacas”, en quechua), una grieta amplia en la que ladrones escondían a estos mamíferos. “Los introducían por una pequeña abertura para mantenerlos adentro. A pesar de ese pasado relacionado con el delito, el lugar es hermoso, cubierto con vegetación”, dice Mario.

El descenso se detiene en unas cuevas con paredes que tienen pinceladas de rojo, verde, anaranjado y blanco, y con bóvedas que se asemejan a catedrales. Al pasar por los subterráneos, el guía se para en un espacio donde probablemente, hace muchos años, los viajeros se quedaban a descansar y, para pasar el tiempo, dibujaban plantas y animales con los que convivían y que, debido a los hongos, de a poco están perdiendo su color.

De las cinco cuevas que son visitadas, la que más llama la atención es la Catedral Gótica o Inca P’iso (Pájaro de Inca), un cúmulo de rocas que forman una bóveda gigante, que da la impresión de estar en una catedral inmensa de varios túneles. Por las líneas y colores que se intensifican con la luz solar, este espacio parece una pieza del pintor Vincent van Gogh.

El recorrido continúa por otras galerías, donde solo queda sentarse en la arena para admirar las obras que el agua y el viento hicieron en millones de años.

La siguiente parada es Toro Rumi (“toro petrificado”, en quechua), aunque primero hay que disfrutar de deportes de aventura, practicando rapel (descenso en paredes de roca de 35 metros de alto), tirolesa (cable de acero de 50 metros de largo que tiene cierta inclinación para que el aventurero baje con la ayuda de una polea) y escalada en roca, que Demnis Jaldín —hijo de Mario— organiza junto a cinco expertos en esta actividad.

Este es el preámbulo para conocer otro atractivo de Torotoro, para el que se debe atravesar, en cuclillas, una abertura de menos de un metro de alto. El asombro es inmediato cuando se baja por un hueco protegido por pedruscos rojizos y verduzcos de al menos dos metros de altura.

Si hay un lugar donde uno se siente pequeño es entre estas rocas enormes, que apenas dejan pasar un poco de luz o el cuerpo de un ser humano, por lo que ha sido llamado el Laberinto de Gigantes.

En la superficie espera un terreno pétreo con fisuras que se asemejan al caparazón de un reptil inmenso y que en ciertos lugares toman la forma de hongos. “El lugareño ya conocía estos sitios, pero no le daba importancia”, comenta Mario mientras sus pasos ágiles le llevan a Torotoro, municipio que tiene mucho más por mostrar a sus visitantes.





Video La actriz Edith González, de vacaciones en Bolivia

Una grata sorpresa nos desveló el Instagram de la actriz mexicana Edith González, al mostrarnos en sus publicaciones e historias que se está de vacaciones por Bolivia.

La protagonista de novelas como Corazón Salvaje, Salomé y Doña Bárbara, entre otras, visitó el Lago Titicaca, en La Paz, junto con su esposo Lorenzo Lazo.

Edith compartió fotografías de su paseo acompañada de la frase "Desde la Isla del Sol en el Lago Titicaca. Amor por Bolivia".

Los usuarios no se hicieron esperar y agradecieron por escoger este destino. "Gracias por visitar mi linda Bolivia", escribió Paola Sejas. "Tu siempre tan linda recorriendo el mundo y mostrando lugares mágicos, desconocidos para muchos como mi país. Las llamas son animalitos típicos de la zona...", publicó Ybon Lesmes. Su publicación ya superó los 10 mil me gusta.

También compartió imágenes navegando por el Lago Titicaca en una balsa de totora y su paseo por las calles de la ciudad de El Alto.

Su esposo también quedó encantado con el país. Publicó fotografías de su tour en el Catamarán, con el hashtag #ViajeInolvidable.




sábado, 29 de diciembre de 2018

La marca Sucre será lanzada en 2019


EL DATO

52.025 turistas extranjeros es el número que ingresó en los establecimientos de hospedaje de Sucre.

La aministración municipal presentará la "marca Sucre" en 2019. Según la Dirección de Turismo de la Alcaldía, el proyecto se encuentra en la última fase, por lo que estima que será lanzada en el primer trimestre del próximo año. Eso incluirá la vigencia de la Ley del Turismo, que regulará toda esta actividad en Sucre. "Es un trabajo conjunto que ha sido desarrollado en alianza con los empresarios privados. Empezará un trabajo nuevo para el turismo en Sucre", dice el secretario Municipal de Turismo, Beimar Ramallo.

Además, la administración edil planea poner en marcha el próximo año un "observatorio de inteligencia turística" que se encargará de monitorear la actividad turística en la Capital y arrojar datos estadísticos.

Para saber más...



* La llegada de turistas extranjeros por vía aérea creció en 5.7% en 2017, comparado con el registro de 2016. El flujo por vía carretera, por otra lado, alcanzó un crecimiento del 27.6%. El ferroviario se anotó un 2.7% y el fluvial-lacustre, un 0.5%.

* ¿Por dónde ingresaron los turistas en 2017? El 23.4%, por Desaguadero; el 21.3%, por Villazón; el 14.8%, por Kasani/Copacabana; el 10.4%, por Yacuiba; 7.4%, por Bermejo; el 3.9%, por Tambo Quemado; el 3.8%, por Pisiga; el 3.2%, por Hito Cajones, el 3.2%, por Puerto Suárez; el 2.4%, por Chalanas; el 1.7%, por Ibibobo; el 1.6%, por Avaroa/Ollague, y el 1.1%, por Guayaramerín. Por el resto de los puestos fronterizos, como Cobija, San Matías, Puerto Acosta y Charaña, el 0.8%, 0.7%, 0.2% y 0.1%, respectivamente.

* Viru Viru de Santa Cruz es el principal aeropuerto de entrada al país.

El número de turistas extranjeros se duplicó en diez años



El país registró más de medio millón de turistas extranjeros en 2008. La cifra subió hasta 1,1 millones el año pasado. El gasto, entretanto, se situó en más de $us 781,6 millones, 56% más que hace una década. Sucre es la tercera ciudad con más turistas extranjeros en sus establecimientos de hospedaje

Se duplicó. El número de turistas extranjeros en el país pasó de algo más de 500 mil en 2008 a más de 1,1 millones en 2017. La cifra, sin embargo, sigue estando muy lejos de las potencias turísticas –España, por ejemplo, que recibió 82 millones de turistas extranjeros el año pasado–. De todos modos, el sector continúa ganando terreno. El año pasado, las visitas extranjeras dejaron más de $us 781,6 millones en Bolivia.

CAPITALES rescata estas cifras del último informe que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el sector, repasando los principales indicadores de la "industria sin chimeneas".

El crecimiento


Según ese informe, el flujo turístico extranjero creció en 18.3% en 2017, comparado con el número que dejó 2016 (958.877). El año pasado, la cifra se situó en 1.134.023.

¿Todos llegaron en avión? El 62.1% por vía carretera; el 37.2%, por vía aérea; el 0.6%, por vía ferroviaria, y el 0.1%, por vía fluvial o lacustre, según el reporte.

El flujo turístico por vía carretera registró altas y bajas en los últimos diez años, pero mantuvo su nivel de importancia en la tabla general. En 2008, arribaron al país 321.621 turistas extranjeros por esa vía. En 2016, el número alcanzó a los 551.772, y el año pasado se disparó hasta los 704.180, según cifras oficiales.

El flujo por vía aérea, por su lado, mantuvo una línea ascendente en la última década, y pasó de 203.681 turistas extranjeros en 2008 a 421.346 en 2017.

El aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz fue el que más turistas extranjeros recibió el año pasado: 276.751, el 65.7% del total. El aeropuerto de El Alto recibió 131.552 (31.2%) y el Jorge Wilsterman de Cochabamba 13.043, (3.1%).

El gasto también aumentó


Los turistas extranjeros gastaron $us 781.643 millones el año pasado, 9.9% más que en 2016, cuando la cifra se situó en $us 711.020 millones.

En la última década, el gasto creció en un 66%. Pasó de $us 347.390 millones en 2008 a $us 781.643 millones en 2017. Y la línea en el gráfico siempre fue ascendente.

El año pasado, la estructura del gasto se repartió del siguiente modo: alimentos y bebidas, 23.7%; transporte interno, 16.7%; esparcimiento, 15.8%; alojamiento, 15.3%; vestimenta, 9.6%; artesanías, 8.1%; otros servicios, 7.1%, y otros bienes, 3.7%.


17.8% más de turistas extranjeros


El ingreso de turistas extranjeros a establecimientos de hospedaje creció en 3.4% en 2017. Ese año, el número se situó en 604.389. La Paz (263.305), Santa Cruz (156.648 y Sucre (52.025) fueron los que más turistas extranjeros alojaron. De hecho, la Capital fue la que mayor crecimiento registró en 2017, con 17.8%. Le siguieron Tarija (14.9%), Oruro (14.7%), Trinidad (9.6%), Cochabamba (8.9%), Cobija (2.3%), Santa Cruz (1.1%) y La Paz (0.2%). El único que se anotó un registro negativo fue Potosí (- 2.6%).

Por otra parte, el año pasado se registraron 910.579 pernoctaciones de viajeros extranjeros en los establecimientos de hospedaje, lo que significó un incremento del 4.7%, comparado con 2016. En Sucre, el número alcanzó a los 69.016.

Finalmente, la oferta hotelera del país se situó en 1.453 establecimientos de hospedaje en 2017, repartidos del siguente modo: alojamientos, 46.1%; residenciales u hostales, 27.7%; hoteles, 2.9%; casas de huéspedes, 2.9%, y aparts hoteles, 1.4%, según los datos del INE.

¿Año negativo?

Es probable que los números de este año acaben siendo negativos en Sucre, según algunas fuentes consultadas por este diario. Eso debido a la inestabilidad social sobre todo en abril, cuando tuvo lugar el conflicto por la propiedad del campo de gas Incahuasi en la Capital.

Habrá que esperar los números. Según el sector privado, hasta antes de ese conflicto, el flujo turístico se mostró más o menos alentador, pero cayó en ese mes. Después, recuperó la normalidad. Para el sector público, la baja, si se confirma, no sólo alcanzará a la Capital, sino al conjunto del país debido a los conflictos sociales que soportó a lo largo de 2018.

"Si no existimos en el mundo digital, no existimos"

Marco Birchler

Director de la Casa de Turismo (Audiencia Nro. 81)

www.casadeturismo.com.bo

En marzo nos fue rebien. Normalmente es un mes que jala mucho. Este año ha estado súper bien hasta el mes del conflicto de Incahuasi, en abril (...). Hemos visto que, después del bloqueo, casi no tuvimos flujo en un mes o mes y medio. Después, el flujo turístico fue normal.

En octubre nos fue bien. También junio, julio y agosto, que normalmente son meses de temporada alta. No fue nada extremo: ni bajo ni alto. Y en noviembre, más o menos. Y en diciembre, bajó otra vez.

Los hostales, que son más económicos, están más llenos (casi todo el tiempo), y los hoteles, que son un poco más caros, con menos gente, aunque puede variar.

Pienso que este año fue más o menos igual que el año pasado.

Falencias

Las falencias son siempre las mismas. La oferta sobrepasa gravemente a la demanda. ¿Cómo se puede cambiar eso? Con marketing. Haciendo promoción fuera de Sucre. Yo tengo un portal: SoySucre.info. Tenemos una cara en internet, por lo menos, pero me parece que es muy imporarnte que nos presentemos vía digital. Eso, en los últimos cinco años, ha cambiado muchísimo (...). Tenemos que volver nuestra presencia digital. Eso ayuda muchísimo, porque si estás en internet, puedes llegar a todo el mundo. Si no existimos en el mundo digital, prácticamente no existimos.

La otra manera es hacer promoción todos juntos (sectores públicos y privado). No he visto mucho, por ejemplo, que vayan a La Paz y Santa Cruz o afuera del país a hacer promoción de nuestra región. En cualquier negocio del mundo, se sabe tendríamos que gastar el 25% del presupuesto en promoción.

"Hemos puesto el potencial de Sucre en la vitrina internacional"

Beimar Ramallo

Director Municipal de Turismo del Gobierno Autónomo de Sucre

Hemos hecho diferentes esfuerzos interinstitucionales para desarrollar el turismo en Sucre. Hemos manejado diferentes líneas estratégicas (culturas vivas, patrimonio, paleontología y el tema gastronómico) para potenciar el turismo en la Capital.

La gestión para la ampliación del Parque Cretácico (la pasada gestión recibió más de 190 mil visitantes), por ejemplo, y otros proyectos como "La ruta de las iglesias y templos"; la promoción turística, a través de las redes sociales; el Festival Internacional de la Cultura (FIC); la Entrada de la Virgen de Guadalupe; la prensa que trajimos de otros países –hemos puesto el potencial de Sucre en la vitrina internacional–; la coordinación con la empresa privada, que fue muy importante, entre muchas otras, nos han permitido desarrollar la cuidad turística y amigable, en el marco de las líneas estratégicas dictadas por el alcalde Iván Arciénega, que proyectó una ciudad de eventos, para internacionalizar la ciudad, gracias a su presidencia en la AMB y el FLACMA.

El Dakar, por ejemplo, fue interesante, con la feria que tuvimos. Nos posicionó en la prensa internacional.

El tema de los paros y los bloqueos fue lo negativo, que hizo que el turismo organizado nacional e internacional registrara cancelaciones.