lunes, 20 de octubre de 2014

Infiernillo

DESTINO: MIZQUE | A QUINCE KILÓMETROS DE LA VILLA, ADENTRÁNDOSE EN UNO DE LOS TANTOS CAÑONES QUE CREAN SINGULARES ESPACIOS DE BIODIVERSIDAD, MANTENIENDO EL ASPECTO CASI SEMIDESÉRTICO DEL DERREDOR Y, SIN EMBARGO, CULTIVANDO PAPAS JUNTO A PAPAYAS, MAÍZ CON CHIRIMOYAS.

La comunidad, compuesta de 21 viviendas dispersas hacia la rinconada, en paradisíaco entorno, valga decir, con agua corriendo por acequias, repartida en mita sin descanso, carece de agua potable, y, hasta el lunes pasado, carecía de luz. Aparentemente la lucha por conseguirla fue ardua: dos años con viajes a Sucre. De pronto llegaron, esta semana, técnicos de origen cruceño, “que no hablaban quechua”, para instalar paneles solares, regalo del “presidente Evo”.

Dejemos de lado por un momento la cuestión del por qué justo ahora, a unos días de las elecciones y vayamos al significado. Que lunes fuera cerco de penumbras y martes luminoso implica un salto cualitativo impresionante. Yunguillas, como se nombra el sitio, pasó en espacio de horas de la edad media a la modernidad, del siglo XIX al XX, porque muchísimo falta para siquiera acercarse al XXI, a pesar de que encima flota un satélite de apodo indio que sirve poco o no sirve para nada. No hay conexión telefónica, menos de Internet, pero hay luz y eso abre un mundo de posibilidades.

El costo de los paneles solares es de dos mil dólares. Los comunarios accedieron a pagar novecientos bolivianos, unos ciento veinte dólares. El resto lo dona el estado, no pregunten cómo ni por qué. Casi por nada obtuvieron el panel, focos especiales, instalación a cargo de los orientales y he ahí la luz. Festejaron, por supuesto, con largas chicha y comida. Los técnicos machacaban hojas de coca con bicarbonato y quién sabe más (no lo digo yo, me lo contaron) antes de metérselas en la boca. Progreso mezclado con atavismos. Pero progreso al fin.

Me había llevado una novela de Nelson Algren y estaba dispuesto a quemar los ojos leyendo con iluminación de vela. Fue muy agradable, luego de deshacernos de una tarántula y de un liviano pero largo ciempiés, tener un foco encima de mí, que apagué con apenas toque de cordón. Ya me lo había dicho un vecino que planta papa y frejol, el por quién votarían ellos. La pregunta sobraba y fuera de cualquier aviesa intención o malentendido favor, era obvio y comprensible de por quién lo harían. Supongo que la siguiente lucha vendrá a ser por el agua potable, que existió antes, vistas las herrumbradas pilas y los receptores de ladrillo pintados de blanco. Un alud hundió el depósito que se había instalado en una falda de cerro y así quedó.

A Yunguillas la cercan dos ríos, el Infiernillo y el Yunguillas, casi secos ahora pero con masivas rocas que hablan de fieros torrentes, impasables en época de lluvias. Sobre el segundo va preparándose un puente, que ayudará a sacar los productos pero que expondrá este rincón escondido de soledad a otros. Ya hay un par de “forasteros” que han comprado tierras. Amenazados al principio, uno al menos ha logrado quedarse, optó por esa vida. Los otros construyen casas de campo, para iluminar el precioso aire de la cañada con humos de parrillas y estridentes mariachis. La balanza de bondades y males pendula con riesgo. Como lo hace el medioambiente y la fauna local.

Con chicha en envases de Sprite y rojas latas de cerveza paceña, amén de infaltable pijcho de retorcidas y mal formadas hojas de coca, la noche, ya ajena ante la clara iluminación, trajo charlas de comunidad, cuestiones locales; conversación acerca de un niño vecino arrollado en la carretera que va a Cochabamba, velado en el momento a lo lejos, con profuso alcohol y llanto, en unas lucecitas que se miraban bajando el seco caudal del Infiernillo. Gringo, le decían, por pecoso y rubio. La muerte de un niño en una comunidad de veinte casas huele a desastre; pero se olvida mientras el alcohol amodorra; la macabra fiesta de la pena se apodera de a poco de la tristeza real y la suplanta.

Entre chicha y cerveza, salud y servite, conversamos sobre los animales. Primero sobre los flacos caballos, dos en esta propiedad, descendientes de los que fueron diezmados en las guerras de independencia sin jamás recuperarse; luego pasamos a los salvajes, al “león” que domina la sierra, uno cuya piel se exhibe en el muro de una chichería de Mizque con extraños pelos para un puma en los costados. Inmenso y antiguo, el mermado felino que todavía mata ovejas.

Cuando el león ataca al caballo, contaba un campesino, se le sube en el lomo y con zarpazos, ora izquierda ora derecha, lo guía hasta el lugar de su presunta muerte. Percibo un crepúsculo con truenos y ruido de piedras en los desesperados cascos. De seguro la gente oye gruñidos y quejidos e imagina el resto. García Márquez no inventó el realismo mágico para estas personas que nunca escucharon de él.

El retorno tiene de todo: inmensas puyas raimondii en el páramo de Vacas como negros erectos penes dispersos y anacoretas. Granizo en la cumbre, mientras los nativos queman paja brava que la lluvia no apaga. Campos y campos, poblados con bajas capillas, como bajas eran las puertas en Yunguillas, en tierra de hobbits según opina mi hermana Elena.

La flota me deja a unas cuadras de la iglesia de San Rafael, al sur de Cochabamba. Es tal el tráfico que debo caminar en diagonal, buscando un taxi. Suntuosos edificios de estilo chicha denuncian posibles lavados de dinero y cocaína. Polvo por todos lados, de tierra y de excremento seco. Nací en esta ciudad y el polvo no me es extraño, pero este excede mi recuerdo y desenmascara un sobreoptimista gobierno que retrata una sociedad que no existe, pujante sí, pero descontrolada.

Al fin, en una populosa intersección contemplada por la estatua del general Barrientos, que fue tanto o más popular que Morales entre la masa, y al lado de un puesto callejero donde venden leche de burra (santo remedio), tomo un taxi. Me lleva por detrás, atravesando la vieja Canata. Espectáculo de color gris amarillento y profundo hedor de letrina.

Turismo comunitario se basa en las festividades regionales



Tarija otorga al visitante una variedad de lugares para conocer. Desde espacios históricos hasta paisajes que muestran las bondades de la naturaleza.

Pero también ofrece el denominado turismo comunitario, que aunque no esté en su auge, la actividad es relativa porque depende del cronograma de actividades conmemorativas o de las festividades religiosas de cada región. Por esa razón, “no hay una comunidad que viva de sólo el turismo”, informó el director de Turismo de la Gobernación de Tarija, Nilo Sánchez.

Festividades
Estas comunidades reciben visitas de los turistas también por sus costumbres. Por ejemplo, en la zona alta de la provincia del Gran Chaco se hace una actividad llamada “La Marcada”, que consiste en hacer tomar la leche al pie de la vaca, es decir, la ambrosía. O en otra comunidad realizan las hierras a los animales y también el colocado de flores de trapos en las orejas de las llamas y ovejas.
La comunidad de Corana Sur permite la pesca deportiva porque tienen sus criaderos de peces. Además que permite el ingreso a los balnearios naturales que se encuentran en la región. Otro lugar es San Pedro de Sola, que se encuentra a 20 minutos del centro de la ciudad. En el lugar hay un albergue municipal donde llegan delegaciones para hacer retiros, seminarios o talleres. El lugar es muy solicitado para este tipo de actividades, explicó la directora de Turismo de la Alcaldía Municipal de Tarija, Rita Miranda.
Son estas actividades las que llaman la atención de los turistas, locales y extranjeros, porque pueden participar de cerca de las costumbres de cada región. “Lo que le gusta al turista es una novedad, que la gente los trate bien para que vuelvan a visitar el lugar, eso se pretende con el turismo rural comunitario”, dijo Sánchez.
Por otra parte, esta la gastronomía típica de Tarija que es uno de los puntos que beneficia a las comunidades. Por ejemplo, la actividad gastronómica de Tomatitas se desplazó hasta San Lorenzo y Trancas. Otra comunidad que se destaca es San Lorenzo, que ofrece las empanadas blanqueadas, los rosquetes, dijo la directora de Turismo de la Alcaldía, Rita Miranda.
Sin embargo, la mayoría de los locatarios de las comunidades subsisten de la actividad agrícola y ganadera. Además que existen pocas comunidades, a nivel nacional, que vivan especialmente del turismo, indicó la presidenta de la dirección de la Organización de Gestión de Destino Tarija (OGD), Viviana Ugarte Martínez.
La Organización de Gestión de Destino Tarija (OGD) es un ente articulador que trabaja con instituciones públicas y privadas relacionadas a la actividad turística. En ese sentido, están trabajando con el municipio de Cercado y de Entre Ríos, estos a su vez están trabajando con emprendimientos de turismo comunitario.
En ese sentido, la OGD está generando proyectos que permitan la capacitación y promoción a distintos sectores que forman parte de la institución. Ugarte explicó que se está capacitando y creando ofertas de turismo con actividades que son importantes. “Por ejemplo, ayudamos a gestionar estas actividades desde el municipio de Uriondo que permitan desarrollar el turismo especializado y turismo de aventura.
Los municipios que forman parte de la ODG son el municipio de Uriondo, de San Lorenzo, también está la participación de Yacuiba. Se está sumando Padcaya, Entre Ríos, Villa Montes y probablemente Yunchará y Bermejo.
Durante todo el año, las festividades religiosas han sido las más cotizadas en visitas. Para conocer qué lugares son los que quieren visitar los turistas, El País eN visitó la Dirección de Turismo de la Alcaldía, la directora de esta instancia informó que los turistas quieren visitar más la ruta del vino.
La autoridad indicó que los turistas llegan a Tarija, motivados por conocer tanto el centro de la ciudad como la campiña. “Generalmente lo que más preguntan es el recorrido de la ruta del vino para visitar las bodegas del departamento, esto porque es el lugar que más promocionamos a nivel nacional e internacional”, explicó.

3 factores suben flujo de turistas bolivianos a Perú



Perú ve a Bolivia como un mercado en crecimiento y realiza acciones de promoción para posicionarse como destino entre los turistas bolivianos, un flujo “importante” de visitantes a ese país que los peruanos esperan se incremente este año en 20%.

Datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú dan cuenta de que el año pasado el vecino país recibió 111.000 turistas bolivianos y Bolivia acogió a 318.000 visitantes peruanos. El aporte del turismo boliviano al Perú fue de aproximadamente $us 10 millones, siendo que cada boliviano gastó en promedio $us 628 durante su estadía en ese país (sin contar pasaje aéreo).

“El desarrollo económico boliviano, que rápidamente genera un crecimiento de viajeros por turismo; la conectividad aérea que se incrementó de manera importante (Avianca, LAN, Peruvian Airlines y Amaszonas); y la oficina comercial del Perú que funciona poco más de un año y medio en La Paz (Ocex) realizando múltiples acciones de promoción del país”, aumentaron la cuota de visitantes bolivianos a Perú, explicó a La Razón Diana Guerra, gestora cultural invitada de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú).

De enero a abril de este año, Bolivia es el país que más incrementó su flujo de turistas al Perú (65%), al pasar de 29.472 a 48.678 visitantes, más que Chile, Argentina, Venezuela o Brasil.

“Bolivia es un mercado muy interesante para Perú”, por lo que “estamos desarrollando aquí actividades de promoción turística con más fuerza, empezando por acciones en La Paz y Santa Cruz”, sostuvo Guerra, que prevé que el flujo de turistas bolivianos al vecino país se incremente en “20% para el final de 2014”.

La capacitación de operadores y agencias de viajes, acciones con la prensa en general y la publicidad dirigida al consumidor final son parte de las estrategias que emplea PromPerú para posicionar a ese país como destino turístico para los bolivianos.

Potencial. “Queremos ofrecer destinos alternativos y con gran atractivo para el pasajero boliviano. Por ejemplo, las playas del norte del Perú, un destino muy visitado por chilenos y argentinos, y la oferta urbano-contemporánea-gastronómica de Lima, Cusco y Arequipa”, dijo.

El 7 de octubre, el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai, aseguró en La Paz que Bolivia representa un futuro “promisorio” y “ascendente” en turismo en el “contexto de la región y el mundo”. El potencial crecimiento de la industria turística en Bolivia, subrayó, es “impresionante” y debe ser aprovechado al máximo tomando en cuenta que en el país existe “voluntad política” de apoyar e impulsar el sector.

Evento turístico en Coroico es un éxito

El municipio de Coroico fue el escenario principal para la novena versión de la competencia "La Paz Turística entre el Cielo y la Tierra" impulsada por el Gobierno Autónomo Departamental de La Paz, a través de la Dirección de Turismo, que en la competencia ciclística tuvo 250 competidores.

La partida ciclística, categoría amateur y expertos, se concentró en la localidad de Yolosa a las 6.00 am y culminó en la Cumbre al promediar las 16.00 horas.

Además del ciclismo, la Dirección de Turismo impulso deportes extremos como Press Trip- Vertical Route (descenso vertical por cuerdas y puentes colgantes), Cañoning (escalar cañones rocosos o ríos), Parapente (aeronave hecha de tela y cuerdas) y puente Tibetano (puente colgante de tres cables en forma de triángulo).

Las cinco actividades físicas fueron resguardadas por efectivos de la Policía Caminera, médicos del Servicio Departamental de Salud (Sedes- La Paz), tres ambulancias, bomberos y cinco camionetas de apoyo para los competidores.

jueves, 16 de octubre de 2014

Promueven proyecto turístico en Colchani

La Gobernación Departamental de Potosí dijo que garantiza recursos, para llevar adelante el proyecto “desarrollo integral turístico comunitario Colchani, Atocha y Puerto Chubinca” en su primera fase; este emprendimiento consiste en que la gestión comunitaria incluirá un circuito turístico.

Por su parte, el secretario de la Comisión de Desarrollo Económico dependiente de la Gobernación Departamental de Potosí, Pacifico Copa, afirmó que existe, recursos necesarios para llevar adelante el desarrollo del proyecto y dar un gran avance en el turismo.

Según explicó Copa, el proyecto fundamenta la gestión turística comunitaria, que incluye un circuito turístico, construcción de un hotel en Colchani, un mirador, centro de información turística y un mercado artesanal.

Por otro lado, en puerto Chuvinca, también está previsto la construcción de un albergue, un mirador, con financiamiento de la Gobernación Departamental de Potosí; Pacifico Copa, explicó que la Gobernación Departamental consiguió financiamiento a través del Gobierno Central; para ello se presentará previamente un estudio que realiza la consultora, Asociación Accidental Consultores Asociados, de la ciudad de Paz.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Concepción, paraíso terrenal

Concepción espera a más de 2 mil visitantes este 17, 18 y 19 de octubre para celebrar el XIV Festival de la Orquídea. Con un clima cálido, el santuario de las flores más exóticas de la región, se encuentra a 290 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra, que pueden ser recorridos vía terrestre. Se destaca por su arquitectura y pintura, gran legado cultural de las misiones jesuíticas, además de conservar la "flor de piedra" (orquídea cattleya nobilior).

Un festival lleno de cultura. El poblao se alista con sus mejores galas para recibir a todos los visitantes que se darán cita para el festival, que presentará un megaespectáculo audiovisual y una serie de actividades que contará con la participación de artistas reconocidos como Piraí Vaca y el grupo Contrapunto, además de las obras de teatro, tanto en la calle como en escenarios preestablecidos.

Paseos por Concepción Los visitantes tienen una docena de lugares turísticos para recorrer (véase en infografía), en los cuales encontrarán una gran variedad de actividades artesanales en tallados en madera y tejidos. Concepción, al igual que otros municipios de la ruta misional, se caracteriza por los tallados de maderas, siendo las artesanías más relevantes los ángeles chiquitanos, candelabros y otros artículos.

Represa zapocó, está ubicada a dos kilómetros de Concepción, donde se encuentra el observatorio de aves migratorias en Bolivia con más de 25 especies entre águilas, buitres, aguiluchos, milanos y halcones.

El encanto, santuario de la orquídea y reserva municipal, donde se aprecia la famosa 'flor de piedra' (cattleya nobilior).

Restaurantes como el Buen Gusto y otros 15 ofrecerán lo mejor de las comidas típicas de la localidad.

Santa Rita, un lugar ideal para compartir el estilo de vida de la comunidad, recorrer el sendero del café, observar la laguna y la fauna.

El museo misional concepción, un lugar donde se exponen fotos, diagramas, artículos históricos, el mismo se encuentra ubicado en el Templo Misional Jesuítico.

La reserva de vida silvestre río Blanco y Negro, ubicada al norte de Concepción, un área protegida extraordinaria con una extensión territorial de 1.400.000 hectáreas.

Candelaria, comunidad distante a 20 kilómetros de Concepción, muestra un gran atractivo en paisaje natural, con serranías, senderos naturales de las orquídeas y mariposas y una laguna.

Museo de cultura ayorea chiquitana, ubicado en la hospedería Casa España, expone utensilios cotidianos, fotografías y se puede observar la flora nativa de la región chiquitana.

Hotelería, con alrededor de 17 hoteles entre los más conocidos: hotel Patujú, Chiquitos, Oasis, Colonial, Don Miguel, entre otros.

Orquidiario chiquitos, un espacio donde se puede apreciar una exposición de orquídeas tanto nativas como exóticas, flores nativas, flores híbridas y otras especies.

Guayaba, con una diversidad de aves, de reptiles y mamíferos; el Sendero del Guapá (bambú) para la interpretación de la biodiversidad y observación de aves.

Piedras de santa teresita. Formaciones pétreas en el bosque chiquitano, ideal para apreciar el paisaje de la zona, ubicado a 6 kilómetros de Concepción.

lunes, 13 de octubre de 2014

Mirador de Killi Killi fue lugar de votación

El mirador de Killi Killi se convirtió ayer en un centro de esparcimiento, para la familia que se dio cita para compartir un almuerzo y jugar en el lugar, ahí también se habilitaron mesas de votación. La jornada se desarrolló con normalidad.

Mucha gente aprovechó la jornada para pasar en familia, jugar, practicar un deporte y ver películas. Uno de los lugares más recurridos fue el mirador de Killi Killi, donde además de votar la gente pudo apreciar una espectacular vista de la urbe paceña.

Los mercados estuvieron cerrados, pero en diferentes barrios paceños hubo señoras que desde temprano prepararon mates, para proporcionar a quienes madrugan para caminar o para votar.

En diferentes establecimientos educativos, también se evidenció la comercialización de diferentes alimentos que estuvieron al alcance de las personas.