jueves, 29 de septiembre de 2016

Turismo boliviano apunta a generar 2.000 millones



El ministro de Culturas y Turismo, Marko Machicao, informó este martes que espera que este año la industria sin chimenea boliviana presente un crecimiento del 7%. Las proyecciones de la autoridad fueron vertidas este 27 de septiembre que se conmemora el Día Mundial del Turismo.

La autoridad señaló que en términos de visita el país consiguió posicionar al salar de Uyuni como uno de los sitios más visitados. Le siguen el lago Titicaca, Rurrenabaqe y las Misiones chiquitanas.

De acuerdo con datos de Machicao, 280.000 personas al año visitan el salar boliviano.

“La ambición y el objetivo es que hasta 2025 lograr superar niveles de 600.000 personas y generar en términos de recursos económicos poco más de 2.000 millones de dólares para la economía nacional”, indicó Machicao a la radio estatal Patria Nueva.

En cuanto a la cifra que destina el Gobierno al desarrollo turístico, el ministro afirmó que este año se está invirtiendo poco más de 100 millones de bolivianos.

Turistas en 2015

El Instituto Nacional de Estadística (INE), informó que en la gestión 2015 Bolivia recibió la visita de 881.569 personas extranjeros, cifra mayor en 1,3% respecto al flujo registrado en 2014, en el que arribaron 870.540 visitantes.

“En 2015 el ingreso de divisas por concepto de gasto turístico alcanzó a 692,6 millones de dólares, en el que se registró un aumento de 5,7% respecto a 2014, que fue de 655.424 millones de dólares”, añade el INE.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Día mundial del turismo

Los turistas son personas que se trasladan de su entorno habitual a otro punto geográfico, que ofrezca condiciones paisajísticos, recreativos, de conocimientos (arqueología - museos y lugares históricos), espacios deportivos y de des-canso.

Para estos viajes o visitas, los opera-dores o agencias de viajes, alquilan hoteles completos con reservas a los diferentes espacios recreativos. Esta organización en grupo reduce el coste individual a un precio asequible. Gracias a estas ofertas las vacaciones o viajes de turismo en grupo se han hecho accesibles para todos. Y es una verdad tanto para los cruceros que pueden dar la vuelta al mundo como para realizar un pequeño viaje de unos días. El nivel de servicios y lujo dependen del precio.

En nuestro país tenemos lugares turísticos bastante atractivos, debido a la diversidad de paisajes, desde las exuberantes zonas tropicales, los apacibles valles, hasta las gélidas zonas del altiplano, pueblos y ciudades pintorescas, también se ofrece variada comida, lugares de diversión, descanso y de aventura.

)))o(((

Turismo de alto riesgo: los 10 países más peligrosos para viajar si se es mujer

El portal International Women´s Travel Center ha seleccionado, basado en datos de varias fuentes oficiales, una lista de los países más peligrosos para las mujeres viajeras. Varias naciones latinoamericanas figuran en ese listado.

La India lidera el ‘ranking’ por el auge en la estadística de violaciones. Tan solo en Nueva Deli los casos de violaciones se han disparado un 200% desde el 2012, según datos gubernamentales. Varios países, entre ellos Canadá, Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, han emitido advertencias para las viajeras al respecto. Los riesgos también incluyen enfermedades infecciosas, así como violencia interreligiosa y terrorista.

El segundo lugar lo ocupa México que sufre por el tráfico de drogas y la violencia diaria entre pandillas, que a menudo dejan víctimas entre los civiles. Es peligroso viajar a los estados de Coahuila, Durango, Sonora, Veracruz y Zacatecas, según la página del Departamento de Estado de EE.UU., que no recomienda ir a esas zonas a menos que sea estrictamente necesario.

Le sigue Honduras, que además de ser ‘campeón mundial’ en tasa de homicidios, ve cómo prospera el tráfico de cocaína, la violencia entre pandillas, los robos y las violaciones.

Aunque las tasas de homicidios siguen de-creciendo en Brasil, la cantidad de violaciones aumentó un 157% entre 2009 a 2012, según el Ministerio de Salud del país. Otros problemas son los robos y secuestros, particularmente breves para obligar a la víctima a sacar dinero de cajeros automáticos.

Los turistas son habituales objetivos de los criminales en Brasil, en particular de noche. Ciudades como Sao Paolo y Río de Janeiro son particularmente peligrosas, incluso en zonas ‘seguras’ frecuentadas por turistas como Copacabana y Leme.

Le siguen Egipto y Kenia, ambos con altas tasas de asaltos sexuales, riesgo de terrorismo y secuestros, También figura entre los primeros lugares Colombia por el tráfico de drogas y la falta de defensa de los derechos femeninos; Turquía que registra altas tasas de asaltos sexuales y violaciones; Arabia Saudita que falla en los derechos de mujeres, y Venezuela que registra altos niveles de homicidios.

martes, 27 de septiembre de 2016

45 sitios turísticos de Bolivia se pueden visitar en Street View




Las mochilas trekker, equipadas con una torreta y una circunferencia en la punta, han captado con sus 15 lentes 45 sitios turísticos de Bolivia.
Desde hoy, cuatro de esos lugares pueden ser visitados virtualmente desde cualquier dispositivo: teléfono, tableta, computadora de mesa o dispositivo de realidad virtual.

“Son cuatro lugares importantes que están en esta nueva colección. Se verá el aeropuerto de El Alto, el Biocentro Güembé de Santa Cruz, el parque Simón Bolívar de Sucre y el Cristo de la Concordia en Cochabamba”, explica a EL DEBER la gerenta de comunicación de Google, Florencia Sabatini, desde su oficina en Buenos Aires.

Sabatini explica que cuando se eligen nuevos lugares, se toman en cuenta el nivel de importancia cultural y turística para el país. “Estos lugares estarán al alcance de cualquier ciudadano que quiera conocerlos”, dice.

Street View y Trekker

Street View es una funcionalidad de Google Maps que permite recorrer las calles de 3.000 ciudades de 65 países. Hace dos años, un par de vehículos de Google recorrió las calles de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Sucre y El Alto.

La mochila trekker, que usa Google, capta las imágenes a la altura de un peatón. La torreta de la mochila está equipada con una cámara de 15 lentes. Se usa para registrar los lugares donde no ingresan los vehículos. Así, Google ha llegado a sitios difíciles, como El gran cañón del Colorado (EEUU), La gran barrera de coral, en Australia, o las sorprendentes Islas Galápagos, en Ecuador.

Con todas esas fotos se arma una colección, con temas como lo más destacado de Río de Janeiro, parques nacionales de Argentina, montañas japonesas o cualquier otro lugar. Ahora, las imágentes de Bolivia formarán parte de una colección.

Para que las fotos puedan estar disponibles, se debe realizar un proceso de difuminación de rostros e hilvanado de fotos. Pronto se irán incorporando los restantes 41 sitios bolivianos en Street View

El Día del Turismo se celebrará con paseos y feria

Hoy, Día Internacional del Turismo, la Dirección de Turismo y Patrimonio, dependiente de la Secretaría Municipal de Cultura, llevará a cabo varias actividades en coordinación con universidades, el restaurante El Aljibe y otras instituciones bajo el lema Turismo para todos.

De 9:00 a 11:00 la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz (Utepsa) llevará a cabo un recorrido turístico por los edificios patrimoniales del casco viejo con niños con capacidades diferentes.
La Universidad Gabriel René Moreno realizará un recorrido con 40 estudiantes del colegio Nacional Florida y Bellas Artes en el zoológico. La Ucebol organiza un paseo por el Jardín Botánico con 30 alumnos del colegio Edén, mientras que la Udabol realizará una excursión en el curichi La Madre.

Carmen Sandóval, directora de Turismo y Patrimonio, informó de que hoy, de 9:00 a 18:00, en el Parque Urbano habrá una feria donde se promocionarán los atractivos de Santa Cruz. La comuna promocionará los circuitos turísticos de la ciudad que comprende recorridos por 14 edificios patrimoniales, 10 museos, 11 centros culturales y 7 iglesias. Actuarán artistas locales, grupos de baile y la Utepsa presentará un ensamble folclórico

lunes, 26 de septiembre de 2016

Jordi Treserras propuso que Bolivia reconozca el valor de sus productos alimenticios



El experto español en patrimonio y turismo gastronómico Jordi Treserras propuso que Bolivia reconozca el valor de sus productos alimenticios para desarrollar circuitos turísticos con alianzas entre instituciones públicas y privadas.

Treserras, quien este fin de semana impartió una conferencia en el encuentro gastronómico Tambo 2016, que se celebra en la ciudad de Tarija, dijo el domingo a EFE que Bolivia “tiene un producto gastronómico muy interesante, pero poco valorizado”.

Destacó la diversidad de ecosistemas de Bolivia, que genera una gran gama de productos únicos, pero lamentó que en muchos casos no existen circuitos comerciales ni políticas adecuadas de protección de la denominación de origen para protegerlos, según dijo.

Traserras, que es profesor universitario en Barcelona y consultor de la Unesco en temas de patrimonio y turismo para Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela, puso como ejemplo la celebración en 2013 del Año Internacional de la Quinua a propuesta de Bolivia.

“La quinua llegó a todo el mundo, pero sin tener una denominación de origen ni nada que la protegiera”, lamentó el experto.

“Ahora te encuentras con quinua en todo el mundo, en Australia se está produciendo, o por ejemplo la Comisión Europea subvenciona 12.000 euros por hectárea si plantas quinua”, apuntó.

Treserras opinó que a Bolivia le sucede lo mismo con otros productos “que son experiencias únicas” como el chocolate silvestre de la Amazonía, los pescados amazónicos o frutos como el copuazú o el asaí, que los comercializa mejor Brasil.

En este sentido, Treserras propuso crear un ente que coordine políticas a favor de los productos propios del país.

Por otra parte, el consultor aseguró que mejorar la oferta de restaurantes y establecimientos es otra necesidad para aprovechar el potencial económico de la gastronomía boliviana y propuso crear una “categorización”, que podría incorporar la comida callejera.

Planteó la creación en La Paz de una agencia gastronómica que ofrezca itinerarios de turismo en el área, algo que, en su opinión, incluiría la comida de los mercados como la de restaurantes gourmet.

Lamentó que no haya lugares en Bolivia donde se puedan degustar chocolates amazónicos o la dificultad de comprar cafés del valle de Los Yungas, una zona de selva alta cerca de La Paz.

Por ejemplo, explicó, Chile tiene programas de turismo indígena y en el norte del país eso incluye la cocina aimara.

La aimara es la segunda identidad indígena más extendida en Bolivia, después de la quechua, pero no hay en La Paz una oferta de cursos de cocina con los conocimientos aimaras, aunque sí hay clases para hacer 'cordon bleu', reflexionó el experto.

Origen Denominación

“La quinua llegó a todo el mundo, pero sin tener una denominación de origen ni nada que la protegiera”, lamentó el experto. “Ahora te encuentras con quinua en todo el mundo, en Australia se está produciendo, o por ejemplo la Comisión Europea subvenciona 12.000 euros por hectárea si plantas quinua”.

Chocolate Sin protección

A Bolivia le ocurre lo mismo con otros productos “que son experiencias únicas”, según Treserras, como el chocolate silvestre de la Amazonía, los pescados amazónicos o frutos como el copuazú o el asaí, que los comercializa mejor Brasil.

Lo gourmet y los mercados

El experto que el fin de semana estuvo en Tarija recomienda también aprovechar el potencial económico de la gastronomía boliviana. Propone una “categorización”, incorporando la comida callejera, y la creación de una agencia gastronómica que ofrezca itinerarios de turismo en el área.

Cordon bleu vs. comida nativa

Treserras lamenta que en La Paz no se encuentre una oferta de cursos de cocina con los conocimientos aimaras, pero sí se pueda pasar clases para hacer 'cordon bleu'. En cambio, recuerda que en el norte de Chile, además de programas de turismo indígena, se dictan cursos de cocina aimara.

Sucre Gran potencial

El potencial turístico de la comida chuquisaqueña no está siendo bien aprovechado, más allá del esfuerzo privado. Se necesitan políticas públicas coordinadas con los directos involucrados para desarrollar una verdadera industria gastronómica ligada a la industria sin chimeneas.


domingo, 25 de septiembre de 2016

Las calles en Rurre están vacías”

Yossi Ghinsberg se siente un boliviano más. Hace 35 años se perdió en la AmazonIa boliviana, durante 20 días. Tenía apenas 21 años, salió de su país buscando aventura. Se trataba de un sueño inocente: hacer una aventura, buscar lo inexplorado. La idea de examinar a la gente que vive dentro del bosque, que está ajena a la civilización, y por qué no, llegar a ser parte de ella.

Buscó el lugar de sus sueños en Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú, pero lo encontró en Bolivia. "Llegue al corazón de la selva amazónica, donde no hay gente y al fin lo encontré; fue un sueño realizado”, afirma. Pocas veces la realidad supera a la ficción y un protagonista llega a vivir en carne propia una experiencia como la de Yossi. Eso sí, no todo resulta ser como uno lo planifica.

Poco a poco, esa quimera se convirtió en una pesadilla. Yossi se extravió, perdió a sus tres amigos y todo su equipaje. En medio de la nada, sin machete, sin rifle, estaba completamente solo con la naturaleza. "Nunca pensé que la naturaleza sería mi enemiga. Yo sabía que por mi estupidez estuve en esa situación, pero tenía la admiración de este mundo que se llama Amazonia”, evoca.

Perdido, Yossi se sentía quebrado, sin esperanza. Al segundo o tercer día se despabiló: "No podía sólo llorar y sentirme mal, entonces me levanté; nunca me sentí tan bueno como cuando estuve perdido”, recuerda. Ya emplazado en la selva, Yossi encontró lugar para comer, dormir y protegerse de los múltiples peligros a los que estaba expuesto. Se alimentó de huevos de perdiz durante 15 días, hasta que una inundación lo dejó sin alimento los últimos cinco días de su periplo.

"En mi día 19 me encontré con una tortuga y mi pensamiento era pegarle con una piedra y comerla viva, pero en el momento que la tortuga sacó su cabeza y nuestros ojos se encontraron, me di cuenta que no la podía matar”, comenta. Después de varios días sin comida, entendió que la tortuga y él "eran lo mismo y estaban en la misma situación”. Entonces, Yossi entendió que existía un código espiritual y habían muchos milagros en su camino: "Yo sé que descubrí mi poder para luchar por mi vida, pero no era suficiente, había un milagro cada día… sentí que hay una fuerza que me ayudó”, enfatiza.

Tras sobrevivir, narró sus peripecias en el libro Lost in the Jungle. El texto fue la principal motivación para que turistas israelíes se interesen de sobremanera en visitar esa región del país. Esta semana, Ghinsberg retorno a Bolivia para hablar en la Fundación Solón sobre aquella experiencia y El Bala.

La represa y el turismo

La del aventurero es una historia exótica, digna de ser contada en un libro y llegar al cine, pero para él hay cosas más importantes: "Viví en Bolivia, trabajé con gente de Bolivia, fui parte de la lucha para salvar el Parque Nacional Madidi”, recuerda. Más de una vez afirma sentirse boliviano.

En ese sentido, no está ajeno a las diferentes situaciones que se dan en esa región del país: la construcción de la represa de El Bala o cómo el turismo se vio afectado en Rurrenabaque a causa de la solicitud de visas a los turistas israelíes.

"Yo pienso que es una visión muy corta hacer este proyecto –de El Bala-, entiendo que el mundo necesita desarrollo, pero más tengo fe que no van a hacer una cosa de éstas, porque este lugar es el lugar más rico del mundo. Con esta riqueza que tiene este lugar el beneficio económico puede ser mucho más grande que el beneficio económico de poner una represa, que es parte del siglo pasado. El mundo ya avanzó y hay otras maneras de sacar energía”, indica sobre el proyecto de construcción de la represa.

"Tenemos en este país de repente la ventaja de tener desiertos elevados en el altiplano para producir energía solar, que es energía sostenible. Tengo fe que los defensores más grandes del medio ambiente van a oponerse a esta represa”, sostuvo.

Ghinsberg visitó Rurrenabaque, donde constató la baja del turismo y se encontró, además, con un lugar desolado: "Ayer (jueves) estuve. Es triste. Las calles están vacías. No hay gente en la calle. Hable con gente que está vendiendo su negocio, porque ya no hay negocio. Más del 50% de la economía de Rurrenabaque y sus alrededores es turismo. Esta gente, miles de personas pierden su oportunidad de sacar su ganancia del mes”, comentó.

En Israel, muchos leían el libro de Ghinsberg, que con el tiempo se convirtió en una especie de leyenda local y motivó a más de uno para que Rurrenabaque se convierta en su destino predilecto. "Es triste por Bolivia y por la gente que pierde su trabajo y su oportunidad de ganar en una manera tan linda: mostrando su belleza del mundo en el que viven. Ahora que las calles están vacías, es una tragedia”, comentó.

Una aventura, una pesadilla, la supervivencia y un libro fueron factores fundamentales para abrir el turismo en la región amazónica: "Tengo la buena suerte que mi historia fue motivo que Rurrenabaque esté abierta al mundo”.