lunes, 17 de diciembre de 2012

Ciudadanos afirman que las iglesias católicas podrían generar turismo

La población de la ciudad de El Alto asegura que la majestuosidad que caracteriza a los templos católicos en esta urbe podría generar un mayor flujo de turismo para bolivianos y extranjeros, sin embargo, éstas permanecen cerradas por seguridad en gran parte de la semana.

En la larga planicie en la que se extiende una de las urbes más altas del mundo sobresalen las figuras arquitectónicas de las decenas de iglesias que se edificaron en El Alto.

Muchas de ellas se divisan por la variedad de colores, pero por lo general lo que es más atrayente son las torres altas que terminan con un campanario, aunque en muchas de ellas las campanas fueron suplantadas por megáfonos que tienen la misma función que sus antecesores.

Algunas son con una punta de metal, otras tienen una estructura similar a un palacio, otras son clásicas pero cada una muestra un esplendor único.

“Esta iglesia es lo más bonito con lo que cuenta el barrio, se construyó casi al mismo tiempo que la zona y veo que cada barrio tiene una, se convirtieron en muy características del lugar”, comentó Yasira Murillo, vecina de Mercedario.

Otra que tiene una belleza particular es la Catedral de El Alto, en la zona de Collpani, tiene un aspecto entre rústico y originario. Al igual que la mayor parte de los templos del área rural, ésta fue construida con materiales donde se plegaron los colores tierra, lo que la hace un tanto melancólica, su fachada es una de las más importantes y preferidas de toda la urbe.

“Esta es una iglesia única en toda la ciudad, cuando me paro frente a ella me da la impresión de que estoy en una ámbito lejano al ruido de la ciudad, estoy seguro que todo visitante desearía contemplar este sitio”, indicó Mauro Silvestre vecino de Collpani.

Con un contraste completamente diferente se encuentra la iglesia Cuerpo de Cristo, tiene un diseño oriental.

“La torre se la divisa desde muy lejos, es un punto de referencia para encaminarse hacia Villa Adela, se convirtió en un ícono de esta zona”, aseveró Carmen Camacho, vecina de la Villa Adela.

Por todo ello, la ciudadanía señala que las iglesias podrían generar espacios turísticos.

“Creo que mucha gente estaría interesada en visitar las iglesias de manera turística, la población ganaría mucho haciendo aquello, pero la verdad me parece difícil porque en la mayoría de los casos éstas permanecen cerradas y desoladas”, comentó Adrián Caballero, poblador de la urbe alteña.

Asimismo, la población señala que las oficinas parroquiales también permanecen cerradas la mayoría de los días.

“En el caso de esta iglesia en particular creo que sólo se cuenta con una portera, pero en sí la iglesia permanece cerrada siempre, sólo se la abre para la celebración de las misas”, indicó Dayana Terán, vecina de Mercedario.

Por su parte, Yaseth Vera, funcionario de la oficina del Diócesis de El Alto, confirmó esta situación, a pesar de ello, manifiesta que se cierran las iglesias para prevenir robos.

“El motivo del cierre es para prevenir la cantidad asaltos que hubo últimamente, antes, entre semana, cualquier persona entraba pero existen algunas personas con interese dañinos pasan por las iglesias y se llevan cosas; más que nada se está procurando sólo abrirlas para la celebración, cuando está el párroco y otras personas que puedan hacerse cargo del ambiente”, comentó Vera.

Agregado a ello, el entrevistado afirmó que “cada iglesia cuenta con una oficina parroquial y ésta abre diariamente, sin embargo, los horarios están en función a las necesidades de cada comunidad porque mucha gente no puede asistir en horarios de oficina”.

La población pide una mayor protección a los templos para que puedan permanecer abiertos

Francisco Mamani,vecino de Mercedario

“Me gustaría mucho que, por lo menos, algunos días, las iglesias puedan tener sus puertas abiertas, primero porque nosotros como fieles debemos esperar hasta el domingo para entrar a orar y segundo porque son tan hermosas las iglesias que los viajeros del extranjero estarían fascinados al contemplar las mismas, espero que esto se haga realidad pronto porque también podría ser un nuevo mercado turístico en favor del municipio”.

Morelia Tapia, vecina de La Ceja

“La Alcaldía debería coordinar trabajos con la Iglesia Católica para crear un circuito de turismo, tenemos muchas iglesias con características necesarias para convertirse en atractivos de El Alto, pienso que el Gobierno Municipal debería dotar de guardias de seguridad para que cuiden los objetos de valor que se encuentran en los templos, así no se correría el riesgo de robos y podríamos generar comercio, indirectamente, para los propios vecinos”.

Julián Ferrufino,vecino de Villa Adela

“Pienso que es un espacio donde se percibe la paz del creador, pero no podemos sentir ello con frecuencia porque están con las puertas cerradas, además, creo que una de las razones por la cual la gente no va mucho a misa, se ha perdido la costumbre de asistir a la celebración, los jóvenes principalmente, la Iglesia tendría que realizar actividades juveniles para que los chicos no malgasten su tiempo, para ello necesitamos mínimamente que estén abiertas”.

Jesica Luna, vecina de la 12 de Octubre

“Me gustaría ver las iglesias abiertas con más frecuencia, podrían programar por lo menos tres días a la semana, pero también la población tendría que convertirse en parte protectora de la infraestructura y de todos los elementos que se tiene dentro de ellas, de no hacerlo podríamos lamentar pérdidas irreparables. También la autoridades tendrían que destinar funcionarios para cuidar los templos juntos haríamos posible tener más acceso a ellas y no sólo los domingos cuando hay misa”, deben tomar en cuenta que otros días de la semana son también necesarios”.