domingo, 3 de octubre de 2010

Casona Santiváñez es “joya colonial” del siglo XIX

Según documentos históricos del municipio de Cochabamba, la Casona fue restaurada en 1997; los trabajos de refacción y recuperación duraron dos años.

Cochabamba, (EL DIARIO).- La Casona de la familia Santibáñez, constituye en la actualidad una reliquia arquitectónica de estilo colonial, que data del siglo XIX. La elegancia, historia y colorido, caracterizan esta infraestructura de gran valor turístico para Cochabamba.

La Casona Santiváñez, se encuentra ubicada en las calles Santiváñez entre Ayacucho y Junín a dos cuadras de la plaza principal 14 de Septiembre, ambientes elegantes que denotan la arquitectura propia de la época e historia traducida en la cultura y el arte recorren por sus ambientes.

“La Casona fue de propiedad de don Juan Antonio Santiváñez, su familia vivía en este lugar y sus diferentes ambientes que como pueden observar se caracterizan por la riqueza y tendencias de la época, a su muerte el inmueble pasó a ser de propiedad de la Universidad Católica Boliviana”, nos relata Gloria Santisteban, Administradora del lugar.

Pilares de arquitectura colonial, paredes tapizadas con figuras llamativas, pisos construidos detalladamente; caracterizan el lugar adornado con cuadros y muebles que pertenecieron a la familia y a pesar del tiempo se mantienen intactos.

“Las paredes son tapizadas con papeles que seguramente trajeron del exterior, los cuadros y muebles son de la familia, le dan un toque especial a la elegancia que resalta en cada uno de los ambientes de la casa principal, sus tres patios con aleros y todas las galerías en sus alrededores donde existen cuadros, fotos y documentos históricos”, afirma.

Según el archivo del Municipio, la Casona fue restaurada en 1997, su arreglo y refacción duró dos años; El trabajo permitió la recuperación y restauración de los ambientes y la fachada de gran valor arquitectónico.

“Lo que tenían que hacer los albañiles y pintores era mantener la escancia colonial de la Casona, refaccionar y mejorar la imagen, pero sin alterar la memoria histórica de un lugar que denota la ciudad de antaño, se renovó la pintura, algunos lugares deteriorados como el techo, pero poco o nada se alteró la escancia de este museo”, afirmó Santisteban.

ESTRUCTURA DE LA CASONA

La Casona cuenta con dos pisos, tres patios y ambientes definidos donde se exponen cuadros, fotos, arte, además de los muebles coloniales de la familia.

“Tenemos un primer ambiente o patio donde se encuentran los muebles de la familia de estilo Luis XV; además encontramos un piano del siglo XIX, las paredes son empapeladas, los cuadros y biselados le dan un toque de elegancia en todo el lugar”, afirma.

Al otro lado se encuentra el salón de los banquetes, cuadros, sillas, muebles de la época perfectamente conservados despiertan el asombro de los visitantes.

“Aquí la familia Santiváñez con seguridad se reunía en torno a la mesa para consumir sus alimentos, en este ambiente en la parte inferior existe un salón de exposiciones destinado a obras de arte actuales, el salón de libros y de fotografías antiguas de la ciudad”, nos cuenta.

En el segundo patio encontramos otro salón de exposiciones destinados al arte y la cultura y una fuente de características europeas, posteriormente el tercer patio sitúa a las habitaciones que en ese entonces eran destinadas a la servidumbre de la familia.

Actualmente, cada espacio y ambiente sirve de escenario para la exposición de los muebles y cuadros de la época, además de exposiciones que realizan artistas contemporáneos.

“Invitamos a toda la población a visitar este histórico lugar considerado un museo, no existe costo en el ingreso atendemos en horarios de oficina, hay mucha gente inclusive extranjera que ha quedado impresionada por la elegancia y características del lugar”, concluyó.