sábado, 2 de abril de 2011

Tarija Tierra del vino y la sonrisa

Famosa por su producción de vino y por la calidad de su gente, la tierra chapaca tiene en la “Ruta del Vino” el mejor pretexto para dar a conocer a los turistas lo mejor de sus viñedos. Los jamones también forman parte de esta oferta turística nacional.

Mucha historia. La producción de vinos en Tarija tiene muchos años de historia, todo comenzó con la llegada de españoles y portugueses a finales del Siglo XV. Las primeras plantaciones de vid en Bolivia se hicieron en Mizque, y el año 1584 el cultivo de la vid llegó a Tarija. El primer registro de una viña tarijeña data de 1606 en la localidad de Entre Ríos.

Vinos de altura. El gran valle tarijeño donde están los viñedos se encuentra entre 1.700 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, pero en Bolivia el rango aumenta y es posible hablar de viñedos hasta a 2.400 metros sobre el nivel del mar. A esta altura los frutos ganan riqueza aromática debido a una exposición más intensa a los rayos ultravioletas que
en otras regiones del planeta. Esta característica hace que los vinos tarijeños sean distintos y tengan identidad propia.

Tradición. Quienes desean saborear los mejores vinos artesanales, no pueden dejar de visitar la “Casa Vieja” en el Valle de Concepción. Esta bodega fue construida hace más de 400 años en la época de la colonia y aún cuenta con sus propios viñedos y bodegas.
Para probar los vinos de doña Vita sólo falta encontrar su casa en el pueblo. Una vez en la puerta, doña Victoria L. de Lazcano, la propietaria, lo invitará a pasar mientras le hace degustar sus diferentes productos y muestra las fotografías e historias desde la creación de esta bodega.


Si bien las bodegas y viñedos de Campos de Solana y La Cabaña (Kohlberg) son los más grandes en Tarija, La Casa Vieja ha logrado hacerse un espacio muy importante en el mercado vitivinícola de Tarija y Bolivia.
Son varias las opciones y como dicen los tarijeños: Si vino a Tarija y no tomó vino ¿A qué vino?.

Alístese
Deguste el vino por metro. D'vino, es el nombre de una rústica hostería en el Valle de Concepción y que ofrece a los visitantes la posibilidad de degustar los vinos artesanales por metro. El visitante degusta la bebida a través de una manguera que mide dos metros y, a partir de esa experiencia, es difícil que se borre la sonrisa.

EXHIBICIÓN
El vino patero tiene su feria. La localidad de Sella, a 18 kilómetros al norte de Tarija, es el punto de encuentro en el que cada junio se realiza la Feria Exposición del Vino Patero y del Singani casero. Sella no sólo se destaca por su vino y singani sino por la belleza de sus mujeres, que han inspirado a muchos
poetas bolivianos.