martes, 15 de diciembre de 2015

Acuaventura, un sitio para refrescarse jugando

Dos esculturas de elefantes, apostados a ambos lados de la entrada dan la bienvenida al visitante. Adentro, hay un par de dos grandes estructuras de toboganes para probar la adrenalina, media docena de resbalines pequeños, cuatro piscinas de distintos tamaños, dos de éstas con sistema de agua atemperada para niños, un “río” de 60 metros de largo, y un juego de canoping (descenso inclinado en cuerda).

Éstas son algunos de los principales atractivos que ofrece Acuaventura, un complejo turístico familiar que puede ser una alternativa para este verano.

Se trata de un paraje tranquilo, lejos del bullicio ciudadano, en la zona de Chojñacollo, o final calle Antofagasta, en el municipio de Quillacollo, donde las familias pueden pasar un fin de semana, refrescarse con todos las ofertas que puede ofrecer un balneario al aire libre, con juegos, sauna y pahuichis para servirse un plato de fin de semana.

Inaugurada en septiembre del año pasado, su propietario Alberto Choque, explica que tuvo la idea en proyecto hace ya 10 años, pero por distintas razones fue postergando la ejecución, sobre todo por trabajos urbanos que se realizaban en la zona, como el pavimentado de la avenida Antofagasta o la colocación del sistema de alcantarillado.

Sin embargo, finalmente, el año pasado se decidió por levantar su balneario, aprovechando el sistema de agua obtenida de un pozo en su propiedad y una inversión que él calcula de medio millón de dólares. Sólo el armado de los toboganes le costó unos cien mil dólares.

Pero finalmente, la obra se levantó y desde el verano del año pasado está abierta al público, de jueves a domingo, ofreciendo sus juegos de agua.

Desde su apertura, ha tenido bastante afluencia, sobre todo en esta época en que se vienen los días calurosos y la gente desea divertirse entre amigos o en familia, grandes y chicos. Sin embargo, el propietario indica que tiene visitas incluso en invierno o en días de lluvia, aunque en estas ocasiones es la piscina de agua atemperada la más concurrida.

También se hacen precios especiales para delegaciones, colegios o instituciones que quieran pasar un día en el agua, probando la adrenalina.

Atractivos

• Llaman la atención los dos toboganes principales, de aproximadamente 30 metros de altura, uno de caída libre y el otro tipo caracol.

• Estos toboganes permiten resbalar hacia una piscina de cerca de 400 metros cuadrados, con orillas tipo playa.

• También están las dos pequeñas piscinas con agua atemperada. De un extremo no tienen ni medio metro de profundidad, pero del otro llegan hasta 1,80.

• Finalmente, está el canoping, un sistema de deslizamiento mediante roldanas que se deslizan por una cuerda.

• En platos, se ofrecen carnes a la parrilla, piques, pavitas, hambuguesas, chicharrón de pollo y algún plato dominguero, que el propietario promete entreverar.



Camping

• Un detalle que debe dejarse en claro para que nuestro visitante no se lleve una decepción, es que no se trata de Aqualand, ese enorme complejo de Santa Cruz. El de Quillacollo, es más un emprendimiento familiar con algunas diversiones más que los balnearios comunes.

• Sus atractivos son los dos toboganes, el canoping, las canchas de fútbol y el ambiente natural donde se encuentra el complejo.

• La entrada cuesta 50 bolivianos adultos y 30, niños. Se puede llegar en taxi (está a 20 cuadras de Quillacollo) o en taxitrufi Antofagasta (sale de la plaza Bolívar).

• Para quienes deseen tener más información, están los teléfonos 76415145 y 4390753. En facebook: Acuaventura.

1 comentario: