lunes, 25 de agosto de 2014

La iglesia del Sajama es una construcción macisa con paredes que van de más de un metro

La iglesia colonial del pueblo de Sajama, ubicada en la misma población, yergue espectacular en dirección a la frontera chilena y al nevado Sajama, al parecer fue construida en su tiempo con la intención de resaltar justamente la naturaleza bondadosa de la región. Metro Cuadrado estuvo en esa iglesia y la reflejamos hoy.

La intención de los constructores seguramente era divisar los mejores paisajes naturales, ya que su estructura es impresionante, rudimentaria y tosca de la época, según dicen data de 1.879 y su construcción duró diez años, desde los cimientos de piedra rocosa hasta el campanario que no está adosado a la misma iglesia como supondría en una típica edificación, pues el mismo está a un costado.

Se la conoce como la “iglesia de la natividad”, que es la fiesta mayor de los sajameños, pues cada 8 de septiembre congrega a los habitantes e incluso retornan de diferentes latitudes para adherirse al festejo mayor.

CONSTRUCCIÓN RÚSTICA

La construcción es rústica a piedra de roca y piedra canteada en los arcos o bóvedas del interior de la iglesia y sus paredes son de más de dos metros, que conserva el calor que puedan brindar los feligreses.

Cuenta con un altar muy sencillo, pero vistoso, que en medio de los arcos se visibiliza al fondo. El piso inicialmente era de madera de leña, luego, los cambiaron y le pusieron ladrillo cocido, sin embargo apreciamos que en la entrada exista como altar forjado con leñas del lugar complementados con piedra y barro.

Las bóvedas y su estilo datan de la primera construcción, no fueron cambiados y simplemente se realizaron reforzamientos para evitar la humedad o el deterioro del tiempo, se aplicó hace poco pintura y un refuerzo en la paredes externas y el techo, ya que ambos están expuestos al fuerte viento del altiplano, es lo que más afectó a la estructura externa de la iglesia. Estas características son únicas en el altiplano orureño.

Los revocados se realizaron con la misma tierra del lugar y de su construcción. La torre de campanario es un tanto particular, cuenta con graderías hacia la cima, desde donde se puede observar excelentes imágenes de los alrededores de la población del Sajama.

Se puede apreciar la piedra bofa en varios lugares de la iglesia, casi como indestructible, pues la construcción es en cruz, en realidad es algo así como un búnker, tan protegido con soportes gigantes en las paredes externas, “no se modificó en su construcción, todo es original”, termina diciendo el guía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario